lunes, 24 de octubre de 2016

La motivación es la gasolina del cerebro

Tal cual lo pienso, tal cual lo siento, tal cual lo vivo.
Podemos tener los mejores libros en nuestras manos, la tecnología más puntera o los profesionales más innovadores, pero si no somos capaces de motivar al alumno, a nuestro hijo, de poco nos sirve.


Quizá este aliado del aprendizaje, la motivación, no se encuentre en esa esfera tan suprema, quizá tan sólo radique en escuchar al alumno, en adecuar la enseñanza a sus necesidades, en empatizar. En darle protagonismo de su propio aprendizaje, en hacerle sentir querido.




Qué fácil suena y que poco cuesta decirlo, pero hacerlo lleva tiempo, lleva dedicación y lleva sobretodo ganas de querer hacerlo, querer entenderlo.

Siempre he pensado que escuchar demasiado llega a cansar y se acaba desconectando, sobre todo si lo que estás escuchando no te llega, no te transmite nada. A mí me pasa. Esas charlas tediosas cargadas de información... llega un momento que no se procesan, que necesitan un cambio de tercio, una ruptura, un cambio de actividad cerebral y postural.


He aquí algunas ideas que he recopilado de esta página y que considero muy interesantes para mantener la motivación en la escuela (y en casa). Quizá nos puedan servir en nuestra tarea como educadores de nuestros alumnos y/o hijos.



1. Brinda a tus estudiantes una sensación de control
Permíteles elegir y controlar un poco lo que pasa en clase como manera de mantenerlos comprometidos. Por ejemplo, déjales elegir el tipo de tarea a realizar o qué problemas trabajar, que sean ellos los que decidan cuáles actividades necesitan reforzar. Esto les puede dar una sensación de control que los motive a hacer más. Haz que se sientan protagonistas de su aprendizaje.


2. Define los objetivos
Puede ser frustrante para los estudiantes completar una tarea o comportarse correctamente en clase si no existen objetivos claramente definidos (investigar a veces no se entiende como escribir en el cuaderno lo investigado). Los estudiantes quieren y necesitan saber qué se espera de ellos para mantenerse motivados. Plantea objetivos claros, reglas y expectativas para que no haya confusión y los estudiantes tengan metas por las que trabajar. Recuérdalas con frecuencia.


3. Refuerzos positivos
Los estudiantes necesitan entender que hay consecuencias de sus acciones pero con  refuerzos positivos es mucho más motivador.  Creer en las habilidades de los estudiantes en lugar de castigar el no hacer determinada cosa, concentrarse en lo que se puede, no en lo que no y hacerle ver lo bueno que tiene, los valores positivos. Utiliza el boli verde .


4. Cambia el escenario
Una clase es un gran lugar para aprender, pero sentarse en un escritorio día a día puede hacer que la escuela se vuelva aburrida para algunos estudiantes. Para renovar el interés, dale a tus estudiantes la posibilidad de salir del aula. Haz trabajos de campo, invita a otros oradores o, simplemente, llévalos a la biblioteca para hacer alguna investigación. El cerebro ama las novedades y un escenario nuevo puede ser lo que tus estudiantes necesitan para mantenerse motivados por aprender. Existe aprendizaje fuera del aula, y lo sabes!!


5. Ofrece experiencias variadas
No todos los estudiantes responderán a las tareas de la misma forma. Para algunos, será más fácil realizar las que implican entregar algún trabajo. Otros amarán leer libros o trabajar en grupos. Para mantener a todos tus estudiantes motivados, mezcla las tareas para que aquellos con diferentes preferencias puedan enfocarse en aquello que más les gusta. Plantea proyectos que traten distintas capacidades y destrezas, y toma nota, cada alumno puede encontrar su motivación de la forma más insospechada. No pierdas la oportunidad de conectar con sus intereses y hacer que encuentren su elemento.


6. Da responsabilidades a tus estudiantes, asigna roles.
Asignar a tus estudiantes trabajos de la clase es una excelente manera de construir una comunidad y motivarlos. La mayoría verá los trabajos como un privilegio más que una carga y trabajarán duro para asegurarse de estar cumpliendo con las expectativas. También puede ser útil permitir a los estudiantes que se turnen para liderar actividades o ayudar para que cada uno se sienta importante y valorado. La importancia de sentirse útil.


7. Permíteles trabajar en cooperativo
Mientras que no todos los estudiantes se entusiasmarán por trabajar en grupo, muchos encontrarán divertido intentar resolver problemas, hacer experimentos y trabajar en proyectos con otros estudiantes. La interacción social puede entusiasmarlos y los estudiantes pueden motivarse mutuamente para alcanzar una meta. Pero asegúrate que el trabajo sea equilibrado, márcales las pautas y guíalos hasta que ellos caminen sólos. Trabajar en cooperativo no es trabajar en grupo, porque no es lo mismo y también lo sabes.

8. Alábalos cuando se lo merezcan
No existe otra forma de motivación que funcione mejor que las alabanzas.  Motívalos recompensando el éxito públicamente, elogiando un trabajo bien hecho y compartiendo trabajos ejemplares.


9. Entusiásmate
Una de las mejores maneras de ver a tus estudiantes motivados es compartir tu entusiasmo. Cuando estas entusiasmado por enseñar, ellos estarán mucho más entusiasmados por aprender. Es así de simple.


10. Conócelos
No te conformes con memorizar sus nombres. Ellos necesitan saber que te preocupas por ellos y por su éxito. Cuando se sienten apreciados se crea un ambiente de aprendizaje seguro y los motiva a trabajar más buscando la aprobación de alguien que los conoce y respeta como individuos. Algunos niños encuentran el estímulo para trabajar cuando se sienten queridos.


Aquí podéis leer el artículo original (en inglés)



Y un padre o madre también.
Un estudiante = un hijo



Dejo aquí también una página muy interesante sobre la necesidad de emocionarse para aprender, para enseñar o simplemente para ser.


A mi entender en la educación y en la vida misma, no existen valores absolutos, no todo vale para todos y no todos reaccionamos igual ante los mismos estímulos. Nadie dijo que la educación fuera fácil pero hagamos que sea más motivadora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita y por tu comentario.